Vida Nueva
--de Daysounds, © 2012

Dios mío, te necesito tanto...
¿No ves mi llanto?
Un llanto seco, vacío,
Sin lágrimas, enmudecido,
En el ... ... ... ... silencio.

Un silencio tan sólo roto
Por el monótono "tic - tac"
Del reloj de mis padres
En el cuartito de estar.

Ese cuartito de estar
Donde tantas veces
Comimos, reímos, jugamos.
Y donde tantas veces
Veíamos esas "pelis"
De la tele.

Películas de alegrías y penas,
De los gozos y de las tragedias
De otros,
Riendo y llorando con ellos,
Mordiéndonos las uñas,
Con preocupación o miedo,

Y, al final, sonriendo,
Nos mirábamos y hablábamos,
Felices de saber que todo, todo,
Absolutamente todo
Había sido tan simplemente...
Un cuento.

Ahora, que las tragedias de la tele
Se han convertido
Nuestras,
Espero que haya un final feliz,
O, por lo menos, un descanso.

Uno de esos descansos largos,
Con anuncios irrelevantes,
Que te permiten levantarte,
Distraerte, charlar un rato.

Mamá ha ido a la cocina,
Y viene con un cafetito caliente,
Y leche condensada en un plato.
Se va de nuevo;
Regresa con pastas.

¨Las que a ti te gustan,¨
Dice sonriendo,
Con esos ojos brillantes,
Bonitos, tiernos,
Llenos de ese amor
Que sólo puede tener
Una madre.

El reloj sigue palpitando,
Miles de millas lejos de casa, en otro continente,
En un apartamento alquilado
Donde vivo hace años.

Lo traje cuando me despedí de ella.
Tenía sus preciosos ojos cerrados;
Los míos, abiertos, llenos de llanto.

Dios mío, cuídala muy bien,
Llénala con esos besos tiernos
Con que ella me obsequiaba,
Y qué los ángeles le sirvan
Su Eko, que tanto le gustaba, ...
Pero sin medicinas, con una milojita--
Si no te molesta pedirte tanto.

Ha pasado un año, un año ha pasado,
Y mi vida parece no tener aliciente.
Los dos pozos se han secado;
Pero, como nubes sin agua,
Sigo llorando.

Dios mío, riega esta tierra seca,
Este desierto, esta soledad.
Haz salir agua de las piedras.
Trae una razón de ser a mi vida,
O llévame con mi madre al Cielo
Ésta misma noche,
En un tic o en un tac
De este reloj amado.

"En verdad les digo que si el grano de trigo cae en tierra y no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida la perderá; y el que no estima su vida en este mundo, para vida eterna la guardará. El que quiera servirme que me siga; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará". --Jesucristo (Juan 12:24-26)


 
Daysounds,© 2012-14
PO Box 746497
Arvada, CO 80006
USA


 

  Home